PICAFLOR (Sephanoides sephanoides)

(Macho)

Perteneciente a la familia de los Troquílidos, incluída en el orden de los Apodiformes, el picaflor (Sephanoides sephanoides), llamado por los mapuche pinda. Su longitud es de 11 cm. De color verde metálico con brillo bronceado en la parte superior. Por debajo es verde grisáceo con los flancos verde bronceado. Cabeza con la frente y corona con escudo rojo anaranjado iridiscente en el macho, muy notable, y una mancha postocular blanca. 


(Hembra)
La hembra es más pequeña y carece de la iridiscencia en la parte superior de la cabeza que es del mismo color del dorso.


(Hembra)

Ave sumamente activa, de vuelo rápido y estacionario cuando se alimenta succionando néctar desde determinadas flores tanto en la ciudad como en sectores rurales. El notro (Emborthirium ceoccineum) y el chilco (Fuschia magellanica) están entre sus preferidas dentro de las nativas. Tiene la peculiar aptitud de la hibernación, de gran importancia en la economía de energía en aves de tan altísimo metabolismo. 


(Macho)

Anida entre octubre y noviembre. Nidifica bajo denso follaje. Su nido, de admirable factura, cuelga a baja altura de ramas o lianas y lo fabrica de musgo, ramitas y hojas. Pone 2 huevos blancos de forma cilíndrica o a veces oblonga. Medidas: 15 x 9 mm aproximadamente.



Residente muy común, sobre todo en invierno. Registrado en las penínsulas de Tumbes y Hualpén, humedal Rocuant-Andalién, sector Lenga, en cerros urbanos, parques y jardines. Aunque en los catálogos aparece como un ave migratoria, es posible avistar esta especie durante todo el año.