BAILARÍN CHICO (Anthus correndera)


En la familia de los Motacílidos se ubica al bailarín chico (Anthus correndera), al que los mapuche dieron el nombre de chilchihuén. Tiene una longitud de 15,5 cm. Partes superiores café amarillentas rayadas densamente de negruzco. Dos rayas longitudinales en la espalda. Pecho ocre con tinte amarillento y estrías café oscuras siendo el abdomen color ante. Cola parda negruzca con el borde de las rectrices exteriores blancas. Alas café oscuras con borde de las primarias claras. Pico negruzco con la base de la mandíbula color cuerno y patas del mismo color con el dedo posterior presentando una uña muy larga y casi recta. Frecuentemente avistado al lado de los caminos, aunque es difícil percibirlo dado su críptico plumaje. Durante el período reproductivo acostumbra a volar describiendo grandes círculos mientras emite su fuerte y característico canto, lo que lo hace fácilmente identificable. Consume insectos y semillas.


Nidifica de Octubre en adelante. Su nido, muy mimético, lo coloca en el suelo entre el pasto y está hecho con ramas, palos o pasto y forrado con fibras, raíces e incluso crines de caballo. Pone de 2 a 5 huevos que varían desde el café oliváceo o leonado al gris ahumado o crema amarillento, siempre con manchas de tono café o gris apizarrado. Medidas: 20 x 15 mm aproximadamente.


Residente muy común en humedal Rocuant-Andalién. También en la península de Tumbes y áreas urbanas.