CHERCÁN (Troglodytes aedon)



Activo el chercán (Troglodytes aedon) es catalogado en la familia de los Troglodítidos, una de las tantas del orden de los Paseriformes. Los mapuche le llaman chedken. Tiene una longitud de 12 cm. Partes superiores café canela claro e inferiores de tono blanquecino con tinte amarillento. Subcaudales canela rufo. Alas color café con tono rojizo con las primarias y secundarias barreadas de café amarillento. Cola café parda rojiza con finas bandas transversales negras. Pico fino de color cuerno. Patas del mismo color.




Bullicioso y muy activo, es posible observarlo tanto entre el follaje de los matorrales o árboles como en el suelo, siempre en busca de insectos.

En los jardines es un ávido devorador de pulgones. Su cola erecta y su áspero grito, muy fuerte para su pequeño tamaño, lo hacen inconfundible.

Nidifica desde agosto en adelante y hasta con cuatro posturas al año. Su voluminoso nido de palitos, ramas y fibras vegetales, revestido interiormente con un colchón de plumas finas, lo coloca en cualquier sitio que estime protegido (aleros, matorrales, tejados, buzones, cajas para anidar u oquedades).



Pone 4 a 7 huevos de fondo rosado muy manchados con tonos rojos a café oscuros. Medidas: 17 x 13 mm aproximadamente.

Residente muy común en las penínsulas de Tumbes y Hualpén, humedal Rocuant-Andalién, lagunas Price y Camino a las Industrias, matorrales, quebradas, cerros y ambientes urbanos.