PITÍO (Colaptes pitius)


El pitio (Colaptes pitius), al que los mapuche llaman pütiuw, pertenece al orden de los Piciformes y a la familia de los Pícidos. Tiene una longitud de 33 cm. Por encima es pardo oscuro con las plumas ribeteadas de blanco. Por debajo blanco sucio con barras pardas presentando en el abdomen algo de amarillento. Frente, corona y nuca gris pizarra oscuro. Auriculares, mejillas y garganta ocre leonado. Lomo blanco y cola oscura con manchas amarillentas y terminada en dos puntas. Iris amarillo.



Vuelo típico ondulante. Fácil de identificar dado su diagnóstico grito -del cual su nombre común es la onomatopeya- que suele escucharse antes de avistarlo. Como todos los carpinteros, picotea la corteza de los árboles, generalmente semipodridos, para perforar la madera y nutrirse de las larvas e insectos que captura con su cilíndrica y larga lengua. También picotea los pastizales en busca de insectos, consumiendo además bayas y semillas silvestres.



El individuo juvenil presenta el iris celeste.
Nidifica a comienzos de octubre en hoyos en troncos de árboles, barrancos, laderas y cortes de cerro. Coloca de 5 a 6 huevos muy blancos, ovales, algunos casi esféricos. Medidas: 30 x 24 mm aproximadamente.

Residente poco común. Registrado en las penínsulas de Tumbes y Hualpén. Siempre asociado a la presencia de coníferas introducidas.