FLAMENCO CHILENO (Phoenicopterus chilensis)




Perteneciente al orden de los Fenicopteriformes y a la familia de los Fenicoptéridos, el Flamenco Chileno (Phoenicopterus chilensis) era llamado Chewke por el pueblo Mapuche. Tiene una longitud de entre 106 y 125 cm. y es de tonalidad general blanco rosado con las coberteras alares y algunas plumas del dorso rojo pálido. Con las alas plegadas se ve una gran mancha rosada intensa que cubre la cola y el costado y oculta el negro de las alas, visible solo en vuelo. Pico negro con base gris, Piernas gris azuladas con articulaciones, dedos y membranas interdigitales rojas.


Vive en lagunas de agua salobre, salares altoandinos y en estuarios, lagunas costeras semisalobres, marismas intermareales y bahías marinas resguardadas de baja profundidad.
Gregario y desconfiado. Para alimentarse recorre aguas someras hurgando con su pico hundido en el agua. En ocasiones gira en un solo punto moviendo activamente sus piernas buscando remover el sedimento del fondo y así encontrar su alimento.



Vuela en escuadrones lineales o en"V". Ante el peligro se aleja caminando y si éste persiste emprende el vuelo en bandada, necesitando una larga carrera para despegar.
El inmaduro es gris blanquecino con tintes rosáceo, el abdomen blanco y el dorso y cobertera con manchas pardas mostrando tonos rosados y blancos. Piernas grises.



Nidifíca en colonias en las solitarias alturas andinas, a veces en forma mixta con otras especies de parinas. Construye un nido en forma de cono truncado o taza o nidifica en una depresión en el suelo. Coloca 1, excepcionalmente 2, huevos blancos y calcáreos. Medidas: 93 x 52 mm. aproximadamente. Los polluelos son nidícolas. Las nidifícaciones no son regulares año a año y dependen de un conjunto de factores que determinan la abundancia de alimento. Es, por otro lado, una especie muy vulnerable a la destrucción de sus sitios de nidificación. Existió a mediados del siglo pasado una colonia nidificante en la laguna del Maule, hoy desaparecida, que las hacía comunes en la mayor parte de las lagunas costeras de la zona central, hasta adonde se desplazaban durante el invierno.

Registrada en el estuario Lenga desde el año 2010. Se trata de pequeños grupos que solo permanecen en el lugar un corto tiempo (una semana a diez días). También existen avistamientos accidentales en el sector desembocadura del río Andalién. En la década del 60 era posible avistarlos en estos lugares con mayor frecuencia y cantidad.